CITSE y RIECH realizan segundo seminario sobre el proceso constituyente enfocado en las oportunidades para una educación inclusiva

Seminario 2 RIECH CITSE 980x470

En alianza con la Red de Investigadores en Educación Chilena (RIECH), el Centro de Investigación para la Transformación SocioEducativa (CITSE-UCSH) realizó el pasado 18 de marzo el seminario “Proceso Constituyente: Oportunidades para una educación inclusiva”.

El evento, que fue transmitido por Facebook, contó con la participación de la Dra. María Teresa Rojas, Investigadora y Académica de la Universidad Alberto Hurtado, y del Dr. Andrés Bernasconi, Director del Centro de Justicia Educacional (CJE), de la Universidad Católica de Chile. A la actividad se sumaron también la Dra. Carolina Cuéllar, presidenta de la RIECH y Directora de la Escuela de Investigación y Postgrado de la Facultad de Educación de la UCSH, quien realizó la presentación de los expositores invitados, y el Dr. Juan Pablo Queupil, Director del CITSE-UCSH, como moderador del encuentro.

Durante el seminario, el panel discutió sobre el significado del concepto de inclusión, y los desafíos que aparecen a nivel de escuela y de sistema educativo para lograr una educación más inclusiva. También se abordó la forma en que estos desafíos se relacionan con la discusión y debates que se darán respecto del derecho a la educación en una nueva constitución, y las temáticas que la investigación educativa puede abordar para nutrir estas discusiones y desafíos.

Al respecto, la profesora María Teresa Rojas señaló que “materializar una educación inclusiva supone intervenir el concepto de libertad de enseñanza, ya que este concepto entra en tensión con la idea de tener un sistema de educación en que no existan barreras de entrada”, por lo que adelanta que ese va a ser un tema muy discutido.  En este sentido, se pregunta “¿es posible tener una escuela más inclusiva sin un sistema de educación más inclusivo?”.

Por su parte, el abogado Andrés Bernasconi destacó que “un mínimo que deberíamos esperar en relación al derecho a educación es que ese derecho sea reconocido para los niños, niñas y adolescentes, ya que hoy día es un derecho que es reconocido a los padres”. Además, coincide en que el grueso de la discusión estará centrado en lo que se entiende por libertad de enseñanza y en la relación que el estado establece con los establecimientos, “hoy esa relación existe en función del financiamiento que reciben los establecimientos del estado, pero quienes no reciben subvención pueden funcionar en un sistema bastante desregulado”.

Finalmente, en la conversación se abordó la contribución que puede realizar la investigación educativa en mostrar experiencias de escuelas y sistemas educativos más inclusivos. En este sentido, Rojas destaco la experiencia en el reconocimiento de diversas identidades de género en Islandia. Mientras, Bernasconi expuso la tensión entre el discurso académico que apoya la idea de que la diversidad no sea un obstáculo para las oportunidades educacionales y que a la vez sea algo valorado, y por otra parte, en las escuelas exista una política de inclusión que siendo bien intencionada, actúa etiquetando a las personas para luego hacerlas participar de una intervención que las incluya.

El seminario concluyó con palabras de ambos expositores sobre el poder que tiene una educación inclusiva en la construcción de una sociedad menos segregada, más dilogante, plural y democrática.